HomeRestaurantesEntrevista

Divino Pecado, un rincón de Italia en Viña del Mar

*Un clásico de la Ciudad Jardín, dirigido por María Alejandra Ossa quien tras pasar hace años una temporada conociendo sus ancestros en Europa, se ena

Calipso Restaurant sabores en primera línea costera
Patito Mederos – Bartender Uruguaya
1er Mega Festival Foodtruck Antofagasta

*Un clásico de la Ciudad Jardín, dirigido por María Alejandra Ossa quien tras pasar hace años una temporada conociendo sus ancestros en Europa, se enamoró de sus sabores y quiso reflejarlos en la propuesta de este restaurant.
Texto: Maureen Berger H. @maureenbergerh

Ubicado justo frente al Casino de Viña del Mar, este restaurant se ha vuelto un clásico de la Ciudad Jardín, que en sus mesas ha permitido vivir grandes momentos, muchos de ellos en familia, con amigos y en pareja. Es Divino Pecado, que con este nombre invita precisamente a “pecar” disfrutando de exquisita gastronomía italiana. “El nombre me parece que seduce, lo divino atrae y el pecado -al ser una debilidad- hace que a la gente le llame la atención. Después de todo, muchos tenemos una u otra debilidad que enfrentar”, comenta María Alejandra Ossa quien se sumó primero al restaurant de Quillota, luego al de Viña el 2008, hasta hacerse cargo como dueña en 2019. Su experiencia trabajando antes en el área comercial de dos grandes empresas le sirvió para aplicar sus conocimientos en este desafío, que ha debido sortear estoicamente las crisis nacionales, mundiales y los estragos de la naturaleza. Destaca el hecho que Divino Pecado no ha cesado de funcionar durante esta pandemia, su equipo se las ha ingeniado desde inicios de la llegada del Covid 19, para seguir atendiendo a sus clientes.
El vínculo de María Alejandra con el rubro comenzó por un interés personal “quise descubrir mis raíces, ya que a temprana edad perdí a mis padres y viví solo con mi familia paterna. La necesidad de conocer mi lado materno fue creciendo y al terminar de estudiar
hotelería en la Universidad del Mar, tuve la oportunidad de ir a Europa y conocer parte de la vida de mi abuela materna. Recorrí muchos lugares donde ella vivió, ya que nació en Austria, y luego se fue a Italia. Fui descubriendo la cocina en la búsqueda que hice por varios meses, yendo a muchísimos restaurantes franceses e italianos, probando diferentes sabores y platos. Pasé ratos conversando con los dueños de las trattorias, logrando robar uno que otro secretito de las recetas. Pude recorrer Liguria, Toscana, Véneto, Cerdeña, para así probar y aprender a hacer la pasta perfecta y que a mí me llenara en el gusto. Aproveché de tomar cursos en distintos pueblos para ir aprendiendo y lograr conectarme”.
Como anécdota, sin saber las vueltas de la vida, cuando llegó a Madrid se
encontró con Sebastián Lizana, el dueño anterior de Divino Pecado, quien llevaba un año en Italia perfeccionándose como chef. “Cada uno siguió su camino encontrándonos muchos años después, donde el interés y las ganas de seguir en esto se hicieron mutuas. Comenzamos a trabajar juntos en nuevas ideas, como fue abrir el restaurante de Quillota, donde se trabajó en la restauración y decoración bastante tiempo”.

Pasaron varios años y mucha agua bajo el puente cuando María Alejandra conoció a su actual marido, que es de familia italiana “quienes guardan bajo 7 llaves las recetas milenarias de la bisnonna y la mamma. Mi suegra generosamente en tardes familiares me traspasa recetas y secretitos de sus técnicas heredadas”. Cuenta quien finalmente el 2019 decidió hacer cargo de la cocina del restaurant, pero siempre con el apoyo de todo el equipo de Divino Pecado y los chefs que aún siguen a cargo.

DIVINO PECADO 2021
El restaurante es familiar, y mantiene su ambientación acogedora y cálida, para no perder el encanto de hacer sentir a los comensales que están en un verdadero rincón de Italia. Cuenta con un salón, una terraza y toldos que habilitaron en la calle por la pandemia, “lo cual encanta, ya que a la gente le fascina disfrutar de un rico trago y ver a las personas pasar, es muy agradable cuando el clima nos acompaña”.

Las recetas clásicas son las mismas de los orígenes del restaurant y la especialidad son las pastas, lasagnas y algunos platos más elaborados de carne y pescados. Destacan por ejemplo de entrada, ostiones gratinados Talinay; Machas a la parmesana, Ceviches de reineta, atún, salmón y trucha; Camarones al pil pil; Antipasto con distintitos quesos como camembert, grana padano, cabra, prosciutto y aceitunas y Ensaladas César, del Chef con variedad de lechugas, rúcula, prosciutto deshidratado, queso y tomates cherry. De fondo, pastas como lasagnas bolognesa, de alcachofa, salmón ahumado, pollo o vegetariana; Ravioles rellenos de filete y espinaca, o ravioles negros rellenos de camarones al curry; Capelletti de cordero con salsa de reducción al vino tinto; Tortelli masa finita rellena de ricota y espinaca y Fetuccini de espinaca o tradicional y Gnocchis. Las salsas a elección pueden ser pesto italiano con nuez, ajo y albahaca; rabiatta picante de cebolla y cilantro; bolgnesa o pomodoro ambas con tomates frescos naturales; Alfredo con nuez moscada y jamón. En pescados, donde María Alejandra ha innovado en la carta, hay salmón, trucha, congrio, corvina, reineta, lenguado y atún, para acompañar con papas salteadas, arroz blanco, arroz pilaf con cabellos de ángel y almendras tostadas e incluso unas bien preparadas papas fritas. En carnes, Saltimbocca, filete en rollito relleno de camarón y tocino; Scallopini, brochetas de filete con salsas de vino y cognac; Filete al funghi y pollo al late harvest con salsa. De postres, Leche Asada casera, Tiramisú, Tarta de Chocolate, Torta de Merengue Frambuesa o Lúcuma y Caramelizado de Manzana.

“La técnica es tradicional, como se dice, “la receta de la abuelita”. Todo se prepara en nuestra cocina que cuenta con un espacio donde fabricamos las masas, un cuarto
caliente para su preparación y otro frío para entradas y postres”.

La carta se va modificando según las temporadas, “me gusta ir al mercado a elegir los mejores productos según la receta. Tengo mis caseros en casi todos los mercados y caletas desde Viña a Valparaíso”, puntualiza la dueña, quien destalla que con la pandemia su capacidad creativa tuvo que centrarse en las modificaciones y cambios rápidos. “Incorporamos todos los protocolos y seguimos sorteando la dificultad de abrir, cerrar, según los cambios de fases y de los horarios de toque de queda. Y ajustándonos a hacer repartos, lo cual es otro mundo dentro de una cocina”. Para esto trabaja con Rappi y con delivery propio. “Yo misma soy la que me encargo de todos los pedidos. Y de toda la coordinación que significa en pocas horas sacar muchos platos al mismo tiempo y que lleguen a la casa de los clientes en el horario de almuerzo calientes y listos para consumir. Todo esto ha sido una locura, una presión y exigencia muy alta, pero no bajamos la guardia y seguimos atentos a que todos puedan seguir disfrutando sus divinos pecados”.

RESTAURANTE DIVINO PECADO VIÑA DEL MAR
Av. San Martin 180 Viña del Mar
F: (32)297 5790 y +56(9)6208 0408
Horario: martes a domingo al almuerzo
Facebook: /divinopecadovina
Instagram: @divinopecadorestaurante
www.divinopecado.cl

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0